SILAO, Guanajuato | #MarcaPersonal | El ex alcalde Juan Antonio Morales Maciel volvió por sus fueros para exigirle protección personal al Ayuntamiento.

Como cadáver político que deambula entre las penumbras, Maciel rogó por un Padrenuestro y nueve gendarmes para salir del purgatorio en el que ahora se encuentra.

El Ayuntamiento denegó la petición del ex Alcalde. Sólo se autorizaron tres agentes.

¡Sorprendente, pero cierto! Pidió nueve elementos armados, con todo y vehículos.

Acostumbrado a vivir como dandy, el ex Presidente Municipal quería que lo siguieran apapachando y protegiendo con tres vigilantes a domicilio por turno.

Por si los nueve agentes fueran poco, también puso sobre la mesa que la gasolina de las patrullas corriera por cuenta de la Presidencia Municipal. Es decir, limosnero y con garrote.

Pero el Ayuntamiento, con mucho tino en este triste caso, le respondió que sólo un policía municipal por cada turno… Y que el señor Maciel se hiciera cargo de los viáticos, del combustible y de toda la parafernalia policial que solicitó con el viejo cuento de sentirse inseguro, desprotegido y a merced de la delincuencia.

Para no caer en un bache legal, el Cabildo silaoense aprobó tres elementos policíacos para cuidar al ex Alcalde, lo cual equivale a un policía por turno laboral.

El Gobierno Municipal se hará cargo del sueldo, el cual asciende a unos 12 mil pesos al mes por cada elemento.

¿Qué tipo de policía tendrá ganas de cuidar a un personaje que ganaba 161 mil pesos al mes y nunca quiso bajarse el sueldo?

Como cadáver político que yace en la mortaja del olvido, ruega por un poco más de fama. Quiere seguir derrochando el dinero del pueblo y vivir bajo el manto protector del Ayuntamiento hasta que la ley lo aparte de los privilegios.

¿No tuvo ya suficiente, señor Maciel?

El actual alcalde, Toño Trejo, lamentó y rechazó esta acción, pero el Ayuntamiento debe ajustarse a lo que marca la ley.

Maciel solicitó recibir la protección de 9 policías municipales.

Esos policías deberían estar en la calle patrullando, pero estarán vigilando cada movimiento de Maciel, pues no vaya a ser que los extraterrestres lo rapten, lo pique el mosquito del dengue o un perro sarnoso le muerda un tobillo.

¿Para que querrá protección personal?, ¿a quién le debe algo?, ¿de quién se esconde o ante cuál peligro se siente vulnerable?

Muchos silaoenses desprotegidos quisieran tener la defensa policíaca de la que gozará Maciel durante algunos cuantos meses, pues han sido víctimas de la delincuencia en la vía pública y no tienen a quién pedirle apoyo.

¿Aún tiene Maciel el descaro y el cinismo de disfrutar del servicio de guardaespaldas?, ¿aún espera que alguien le aplauda o sólo es un síntoma de la egocéntrica urgencia de seguir siendo reconocido?

__________________________________________________________________________________________________

Síguenos en facebook: #DaleClicAquí