Propaganda de Rogelio Santoyo padre, precandidato del PRI a la Presidencia Municipal de Silao en el 2003.

SILAO, Guanajuato.– En este 2018, el clan Santoyo intentará resurgir en la política silaoense. Los Santoyo, padre e hijo, se embarcaron en una nueva aventura electoral que tiene por objeto la conquista de por lo menos una regiduría, un cargo redituable al que aspiran decenas y decenas de personajes.

A 15 años de distancia del primer intento, Rogelio Santoyo júnior abandera al PRI más quebradizo y enfermo de la historia, sin el apoyo del músculo tradicional y con el estigma de tránsfuga panista y marioneta del regidor Víctor Nila.

En el 2003, Rogelio Santoyo padre contendió por la candidatura priista y perdió ante el empresario inmobiliario Juan Carlos González.

Apenas el lunes 5 de marzo, el grupo de los autodenominados Auténticos Priistas desconoció la candidatura de Santoyo y exigió que el Comité Directivo Estatal del PRI reconsidere los criterios para elegir al abanderado y admita una nueva propuesta.

Encabezados por el abogado Francisco Velázquez Arredondo, los militantes inconformes aseguraron que Santoyo no encarna la esencia del partido tricolor y proviene de un instituto cuya ideología no coincide con la doctrina de transformación social que se promueve, sino con los actos antidemocráticos de dominación del PAN.

Santoyo hijo carga el estigma de tránsfuga panista y marioneta de Nila.

__________________________________________________________________________________________________

Síguenos en facebook: #DaleClicAquí