GUANAJUATO, GTO.- Después de conocer el Pípila, la Basílica, el mercado Hidalgo, la Alhóndiga y otras joyas que le dan fama mundial a la que José Luis Cuevas llamó la ciudad más española de América, nos recomendaron visitar una construcción de estilo medieval donde se han grabado secuencias de cintas, series y telenovelas: el Castillo de Santa Cecilia.

¿Una fortaleza parecida a las que coronan los peñascos u orlan los ríos en tierras galesas? La simple formulación de la pregunta nos animó a tomar camino para conocer el sitio.

Siéntete como en un cuento de hadas.

Tomamos la carretera que lleva a Dolores. Pasamos San Javier y, antes de subir hacia la serranía, divisamos las almenas que, por su encanto geométrico, vuelven más espesa la riquísima tradición cervantina de esta Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Grandes personajes de todas las esferas lo han visitado y no ha quedado en ellos más que el asombro, puesto que no es cosa ordinaria admirar desde las terrazas el esplendor novohispano que aún irradia Guanajuato, donde por igual nos imaginamos un noble caballero que reta a duelo al intruso o una doncella del pasado que vuelve en forma fantasmal a pedir una plegaria.

Sea cual fuere el fruto de nuestra imaginación, estamos en el Castillo de Santa Cecilia, el enclave medieval en la máxima joya virreinal de México y uno de los ejemplos arquitectónicos de mayor suntuosidad entre las montuosidades que son murallas naturales del casco urbano. Sin más preámbulos que la fisonomía antigua, es un recinto para cumplir el sueño de vivir como parte de la nobleza.

Brigitte Bardot, la bellísima actriz francesa, estuvo allí. Los Reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, caminaron por sus pasillos que desembocan en la Plaza del Cid y el Jardín de la Reina, dos remansos de paz que se enlazan en piedra y verdor para configurar un escenario nupcial. Galanteo y romance son dos palabras del diccionario amoroso que brotan entre los recovecos del fastuoso Castillo, donde muchos magos del melodrama han encontrado la locación perfecta, el espacio ideal para recrear una boda de ensueño, el declive de un villano o un cuento de hadas.

Construido sobre lo que fue una fructífera hacienda minera del siglo XVII, el ya legendario Castillo de Santa Cecilia hospeda desde 1952 a quienes desean disfrutar —aunque sea sólo por una noche— la vida placentera entre los muros de un fortín.

Hospédate en las suites de la realeza.

El empresario mexicano Manuel Quezada Brandy tuvo la visión de erigir en campos de San Francisco Javier una fortaleza cuya silueta medieval dominase el límite norte de la ciudad y fuera, desde la primera piedra, un gran aliciente visual.

Actualmente, el Castillo tiene 100 habitaciones profusamente decoradas que nos devuelven el alma que la vida rutinaria nos arrebata.

En los días que nos tocan, Alfonso García García y su familia reacondicionaron los espacios del fortín que se ha logrado posicionar como referencia clave para el turismo nupcial y la ruta del misterio que desde la noche inmemorial ha sido la marca de esta vetusta ciudad minera donde abundan las leyendas.

Visitarlo para captar la postal inolvidable o pasar una, dos o más noches en este baluarte turístico es un regalo que te puedes dar para vivir el encanto de la nobleza.

Emblemática postal guanajuatense.

Aquí se hospedaron la Reina y el Rey de España.

__________________________________________________________________________________________________

Síguenos en facebook: #DaleClicAquí