#MarcaPersonal
SILAO, GUANAJUATO

***DIABLURA.– Fiel a sus costumbres de abuso, el ex alcalde de Silao, Juan Antonio Morales Maciel, finiquitó a compadres y amigas de todas sus confianzas con envidiables cantidades que rozan las cordilleras del éxtasis. No sólo gozó de un sueldo mensual de casi 160 mil pesos durante tres años, sino que sirvió con cuchara de oro a miembros de su clan.

***DESCARO.– Por ejemplo, el Profe Maciel liquidó a sus guardaespaldas, a pesar de que ellos servían al Municipio bajo el esquema de honorarios. Sin pertenecer a la corporación policíaca ni exhibir permiso para portar arma de fuego, los encargados de vigilar cada paso del ex Alcalde se llevaron una liquidación que rebasa los límites de lo legalmente permitido.

***INFIERNO.– Lo peor de todo no sería, en estricto sentido, el descaro de liquidar a su círculo de amistades con altos montos, sino la imposibilidad de alejar del escritorio a los servidores públicos que no trabajan y sólo desperdician las horas en la pintura de uñas y el chisme mediante redes sociales, ya que Maciel dejó las arcas casi vacías en materia de compensaciones por renuncia o finalización del contrato.

***LASTRES.– Sin finanzas sanas, el Gobierno silaoense carece de liquidez para desincorporar a los lastres de la nómina y posibilitar el ingreso de personal que sí trabaje en pro del municipio. Desafortunadamente, la nueva Administración tendrá que tolerar las insolencias y la indisposición de la chatarra burocrática que dejó Maciel durante algunos meses más.

**La opinión del autor no refleja la del medio.

__________________________________________________________________________________________________

Síguenos en facebook: #DaleClicAquí