SILADELFIA, Guanadubái | #PerroSinDueño | Son al menos 10 gallinas culecas de distintos corrales las que por sus huevos planean echarle montón a Toño Trejo por la decisión de prohibir las peleas entre gallos, máximo símbolo del machismo patriarcal.

Según los cacaraqueos que ya se escuchan en El Coecillo y otros ranchos donde abundan estas viejas aves galliformes, el empresario aguador Miguel Sustaita se encuentra detrás de todo este gallináceo alboroto, aleteando contra la aprobación unánime del Ayuntamiento, órgano rector que determinó prohibir para siempre este tipo de espectáculos aviarios en los que sobran las apuestas y abundan los tragos de Ballantine’s, Glenfiddich, Chivas Regal, Buchanan’s y Juan El Caminante, así como las heladas gracielas que apagan la sed que dejó afónico a José José.

¿Se manifestarán contra Trejo el #Viernes13?

En su primer quiquiriquí después de la sesión del pasado viernes 30 de agosto y en su engallado afán de vanguardia, el alcalde Trejo declaró ante los medios que se decidió prohibir “la realización de este tipo de eventos, porque son giros que pueden llegar a favorecer situaciones de inseguridad y de violencia, al haber consumo de alcohol, cruce de apuestas y dinero en juego”.

Pero las gallinas no están ni quieren en paz, pues —según su plumífero sentir— se acaba la chamba para los criadores de gallos, los soltadores, los amarradores, los réferis, los meseros de los palenques y las escorts educadas, complacientes, carismáticas, apasionadas y ardientes que atienden a los finísimos espectadores que derrochan su dinero durante una emocionante función gallística.

Por esa empollada razón, esas gallinas ya están haciendo sus pancartas para manifestarse contra el antigallero Trejo el VIERNES 13 de septiembre, justo cuando rinda su Primer Informe de Actividades.

Otras gallinas, más serias y circunspectas, aplaudieron la decisión de Trejo, pronunciándose en contra de la crueldad animal y los palenques como centros de vicio, decadencia y perdición.

¿O usted cómo la ve, don Pollo? ¿A favor o en contra del milenario combate?

Por si lo de Silao fuera poca cosa, el colectivo español “Santuario Animal Almas Veganas” pidió no consumir huevos, porque “los gallos violan a las gallinas” y consumirlos “favorece la esclavitud animal”.

Mientras tanto, a las gallinas acongojadas las consuelan con este rolón del Komander en cualquier abrevadero de mala muerte:

¿Quién está detrás de todo esto?

Por sus huevos planean echarle montón a Toño Trejo por la decisión de prohibir las peleas entre gallos.