#MarcaPersonal | #Silao | Desde antes de la jornada electoral, el Observatorio dejó la chaqueta de ciudadano para ponerse el chaleco priista. Así de fácil: nunca tuvo un céntimo de ciudadano.

El regidor Cruz Rangel, el vínculo entre el ex alcalde Enrique Solís; el ex aspirante priista, Rogelio Santoyo, y el Observatorio, más tricolor que ciudadano.

Marissa Bravo, su presidenta, llegó a la Dirección General del Sistema de Agua Potable como ‘mano derecha’ de Enrique Solís. Se declaró enemiga de algunos medios de comunicación, boicoteó la libre circulación de ideas en torno al quehacer del SAPAS y, luego, una vez diluida la polémica del encarcelamiento de Solís, quiso y quiere volver a las actividades político-hidráulicas con ese Observatorio como trampolín.

Con personajes ligados al ex alcalde Enrique Solís, el Observatorio de Marissa Bravo ni propone ni parece ciudadano. El vínculo entre ambos polos, uno oculto y el otro a la vista, es el hoy regidor Cruz Rangel, el emisario de Solís en la planilla del perdedor Rogelio Santoyo. ¿Solís, el polo oculto, prepara su regreso a la escena política con el apoyo del Observatorio presidido por Marissa Bravo, el polo a la vista de un equipo que se fragmentó con el ataque perpetrado en contra del diario El Heraldo y su corresponsal? La pregunta es menos larga que la respuesta, la cual podría convertirse en un ensayo sobre las revanchas entre grupos facciosos que operan bajo caparazones como el Observatorio.

…Y con todos estos enredos, ¿quién provocará el primer disturbio?

**La opinión del autor no refleja la del medio.

__________________________________________________________________________________________________

Síguenos en facebook: #DaleClicAquí