SILAO, Guanajuato | #MarcaPersonal | El Observatorio Ciudadano de Silao no tiene cascarón ni propuestas. Sin portavoz ni rumbo, va directo al fracaso. A la luz del concepto gobernanza, no se entienden los motivos del silencio… ¿O por qué no se ce trabajo realizado ni ganas de trabajar?¿Complicidad, simulación, inexperiencia o falta de sesos?
Desde la presentación, todo se apagó al interior de dicho ente, aparentemente autónomo.

Se supone que un Observatorio Ciudadano examina con escalpelo cada acción gubernamental de relevancia, reflexiona en torno a ella, emite un balance y contribuye al cumplimiento de las propuestas que se hacen desde el Ayuntamiento o alguna dependencia en particular, pero nada. Absolutamente nada.

Marissa Bravo, ex directora general del SAPAS e integrante del séquito de Enrique Solís, pudiera estar pensando en el Observatorio como trampolín político. Visto de esta manera, el Observatorio puede ser buen pretexto para criticar a las autoridades sin fundamento y sólo hacer escándalo en contra de alguien, con el objetivo oculto de ganar terreno en el tablero de juego y visualizar, por ejemplo, cómo luchar por una regiduría en el 2021, bajo la batuta de Enrique Solís y otros priistas de la vieja guardia.

Este grupo ya impulsó a Mauricio Hernández como precandidato del PRI a la Presidencia Municipal de Silao y ahora querrá crear boquetes para permitir el acomodo de sus afiliados. ¿O usted qué percibe?, porque de genuinamente ciudadano, el Observatorio tiene lo que José José de sobrio.

¿El Observatorio es genuinamente ciudadano o acaso es el instrumento político de un personaje oculto?

**La opinión del autor no refleja la del medio.

__________________________________________________________________________________________________

Síguenos en facebook: #DaleClicAquí