#SILAO, Guanajuato | #MarcaPersonal | La “beatificación política” del secretario de Ayuntamiento, Alejandro Peña Gallo, ha echado por la borda el proyecto de continuidad que ponía a Toño Trejo como el candidato del PAN por segunda vez consecutiva.

Debilidades como la impuntualidad y el escaso contacto con la ciudadanía le han restado bonos antes de que se cumpla el primer año y medio de su Administración. A 500 días del inicio de su mandato, Toño Trejo no tiene una obra magna que presumir ni un proyecto emblema que lo distinga como Alcalde visionario o de vanguardia.

DISTANCIADO. Distanciado del Gobernador, Trejo rema contracorriente.

Desde la perspectiva del dirigente local del Partido del Trabajo, Hugo Granados, el Alcalde silaoense se ha hundido, como algunos de sus antecesores, en el Narciso: contemplarse a sí mismo como el máximo ejemplo de perfección.

Dentro del canasto panista de posibilidades, Peña Gallo sería el candidato bisagra entre Jorge Galván y Juan Roberto Tovar, maestro y discípulo reencontrados. Los enlaces del joven “clerk” buscan reconciliar a los bandos enfrentados, según la voz de panistas desterrados como el empresario Miguel Sustaita o priistas temporalmente incorporados al PAN como Uriel Camarillo.

La equidad de género se convierte, por el discurso en boga a favor de la paridad burocrática, en otro factor amenazante: Melanie Murillo, Liliana Trujillo, Ivonne Solís e inclusive Jocelyne Aguirre conforman el poker: cuatro cartas del mismo valor y Toño Trejo, una carta “kicker”.

Otro factor negativo a la vista lo constituye la enemistad con el gobernador Diego Sinhué. Toño Trejo proviene del gabinete del diputado federal Fernando Torres Graciano y eso lo vuelve vulnerable ante el racimo de opciones que ya evalúan el gobernador y su predecesor, Miguel Márquez Márquez, con el ánimo de tomar para sí la meca de la eclosión automotriz.

¿Cuál será la más costosa de las debilidades? Ésa ya deben estarla diseccionando en el laboratorio de investigación cuantitativa.

AGOTADO. El Alcalde silaoense llega demasiado tarde a sus citas de trabajo, probable síntoma de agotamiento físico y mental.

***La opinión del autor no refleja la del medio. #SomosClic