SILAO, Gto.– Con una antología personal bajo el brazo, el compositor y guitarrista tapatío Paco Rentería vuelve a la Casa de la Cultura de esta ciudad de la Victoria.

El máster tapatío con sus amigos músicos en el estudio de grabación.

Después de muchos años de ausencia, el máster mexicano del clásico español se presentará el 10 de febrero en el Ex Cuartel.

Formado en el Conservatorio de su natal Guadalajara y a más de 20 años de su debut, el músico que lleva el beat en el torrente sanguíneo es un devoto del freeplay.

“Freeplay es la libertad de sentir la música al concebirla y al interpretarla; más que una fusión o más que un nuevo género, es una manera de ser”, dice el jalisciense.

“Freeplay va acompañado de freelife y freelive, lo cual significa ser quien quieres ser y hacer lo que quieres hacer sin importar convencionalismos, normas o reglas, sin justificaciones o tabúes”, abunda.

Sobre qué hacer para ser libre, el autor de “Paso a paso”, su primera pieza propia, reflexiona: “Siempre que me preguntan cómo ser libre, yo les contesto: ‘Nos piden a lo largo de la vida que seamos espontáneos, que seamos creativos; y la pregunta es: ¿cómo se aprende a improvisar o a ser libre? Y la única respuesta es otra pregunta: ¿Qué nos lo impide?’”.

A los 22 años, obtuvo la aprobación de la crítica especializada, luego de interpretar el famosísimo “Concierto de Aranjuez”, de Joaquín Rodrigo, una composición de suma complejidad técnica.

Dos genios de Jalisco: Paco Rentería y Carlos Santana.

Cansado de formalismos, decidió romper esquemas…

“Siempre es válido romper esquemas e innovar en formas y contenidos. No vine a hacer freeplay sin antes conocer a fondo los fundamentos clásicos y aprovecharlos al máximo. Vine a hacer freeplay una vez que decidí que necesitaba crear mi propia disciplina; aquella que cumpliera con el carácter de mi música y que me permitiera crear, de forma alternativa, una nueva corriente dentro de la guitarra”, narra.

Y con el fuego fatuo del flamenco agrega: “La materia prima de un músico son sus propios sentimientos y sus emociones, estimuladas, engendradas y producidas por las vivencias propias, extrañas e imaginadas, logrando una catarsis y una metamorfosis de los ángeles y los demonios de nuestra propia alma, que busca la luz y oscuridad de una composición… Y la energía de un concierto para salir eufórico a alimentar mi ira, mi pasión y mi rabia, convirtiéndome en otro ser que sólo conozco cuando estoy en un escenario”.

Rentería lleva más de 20 años sobre los escenarios.

“Freeplay es dejarte llevar por los sonidos del mundo, por los ritmos de la sangre, de la vida, de lo desconocido, donde el único límite es la imaginación. Freeplay es improvisación, porque en la vida no hay un manual para saber lo que tenemos que enfrentar, sólo nos vamos haciendo al pasar de los días, mediante la improvisación de nuestros hechos y de nuestros sentimientos”, finaliza.

Síguenos en facebook: #HazClicAquí