SILAO, Guanajuato | #MarcaPersonal | No se necesita mucha materia gris para entender que Maciel cayó del paraíso panista por muchos errores como gobernante soberbio. Sus infidelidades políticas lo condujeron, de manera inexorable, a sufrir el martirio de hielo y fuego, a padecer en carne viva el ostracismo entre los mandatos de Márquez y Diego Sinhué. Un docente carismático, experto en usar palabras rimbombantes y sumamente atractivo para la elite secretarial se convirtió en el prototipo más detestable de la incongruencia. Primeramente, se ganó a pulso el título del militante blanquiazul más repudiado, por patear los principios de Acción Nacional y escupir sobre sus siglas… ¿o acaso pudo ser subsidiario con un sueldo mensual que rebasó los topes recomendados por el Congreso del Estado?, ¿pudo ser promotor del bien común con una nuera y sus compadres profesores en la nómina?, ¿pudo ser apóstol de la democracia cuando usó la Dirección de Desarrollo Rural para tratar de rescatar la desinflada y descolorida candidatura del priista Rogelio Santoyo?
En segundo lugar, Maciel perdió la poca credibilidad que aún atesoraba por compensar con jugosas liquidaciones a familiares y amigas, sospechándose que quizá recategorizó con salarios altos al personal de su confianza para finiquitarlo con el último sueldo percibido y hacer de la despedida un jolgorio que incluyó prerrogativas y regalos jamás imaginados por los mismos testaferros de Maciel, quienes nunca podrán ejercer un cargo público por capacidades comprobadas. Aún así, mandó colgar lonas con adulaciones y piropos hacia él, pero… ¿quién en su sano juicio quisiera trabajar de la mano con Maciel?

MACIEL, EL CONTRADICTORIO ¿A poco pudo ser promotor del bien común con una nuera y sus compadres profesores en la nómina?

EN LA RUINA
La necedad de mantener el control de las cosas y premiar a su parentela con envidiables liquidaciones dejó a la Administración Municipal en la ruina. El Ayuntamiento en turno enfrenta serias dificultades financieras para renovar el capital humano. Por supuesto, plan con maña de Maciel. Sin liquidez, los proyectos de renovación se desvirtúan o se vuelven endebles con personal que sigue las instrucciones del ex Alcalde al pie de la letra. Si Maciel solicita boicotear, así se hace. Si Maciel pide sublevación y desobediencia, sus esbirros lo harán. El profesor traicionó al PAN en tiempo electoral y, a pesar de las críticas que pesan contra él, vuelve a dar el golpe contra el partido que le brindó la oportunidad de ser dos veces director de Educación, regidor, precandidato a diputado y, desgraciadamente, Presidente Municipal.

**La opinión del autor no refleja la del medio.

__________________________________________________________________________________________________

Síguenos en facebook: #DaleClicAquí