SILAO, Guanajuato | MARCA PERSONAL | Cuando muchos de sus detractores aseguraban que su obituario político ya estaba escrito, Leonel Mata resurgió como un hombre clave en la interlocución y la tarea de engarzar simpatías. Aun cuando las barreras ideológicas parezcan infranqueables, Leonel Mata puede engranar expresiones políticas disímbolas con el trabajo en pro de la sociedad silaoense. Sin embargo, su mayor capacidad consiste en descifrar los embates furtivos e ilegítimos del enemigo. Conoce cada una de las 78 secciones electorales del municipio y se entrenó como cazador de mapaches electorales durante los procesos de 2012 y 2015.

En el proceso pasado, el ex candidato del PRI a la Presidencia Municipal de Silao rastreó, detectó y cazó mapaches en las
32 secciones urbanas y en las 46 rurales. Como abanderado priista, descontroló y desenmascaró a los embarazadores de urnas y los compradores de voto que el Partido Acción Nacional, según sus mismas aseveraciones, tuvo que mandar al campo de batalla para contrarrestar la amenaza de la alternancia. Después de las elecciones intermedias de 2015, Ricardo García Oseguera y MORENA recurrieron a Leonel Mata para poner en tela de juicio e impugnar los resultados, deslegitimar el triunfo del panista Juan Antonio Morales Maciel y posicionarse como un referente político que puede cambiar los derroteros de una elección.

Odiado por los viejos liderazgos que ya van de salida y admirado por las generaciones que tomarán la estafeta, Leonel Mata vuelve a cobrar fuerza a unas semanas del proceso 2018, cuando se especula demasiado sobre cuál partido puede irrumpir en la escena para frenar el tren de gobiernos panistas o si acaso el PAN pudiese refrendar su condición hegemónica en Silao, el municipio que representa la ‘caja chica’ para el Gobierno del Estado.

En contraste con las puntuaciones que presentan al primer lugar entre los partidos que disputarán la Alcaldía el domingo primero de julio, el voto discreto, la intención que no se ve o el votante indeciso alcanza niveles de hasta un 40 por ciento, es decir, 4 de cada 10 aún no visualizan por quién votarán… ¿A quién deben recurrir los estrategas para encauzar adecuadamente sus movimientos y garantizar que éstos den resultados?

En Silao, estrictamente dicho, escasean o quizá ni existan los expertos dedicados a interpretar los datos que arrojan las encuestas, sólo hay ejercicios hechos a la ligera y sin metodologías científicamente estructuradas, por lo cual surgen corazonadas o respuestas ingenuas en torno a la pregunta esencial: ¿Quién puede ganar la batalla del primero de julio?

El dato que tiene mayor peso para los analistas demoscópicos es el altísimo porcentaje de indecisos, aquellos ciudadanos que toman la decisión definitiva hasta justo el momento que están frente a la boleta. Dicho lo anterior, ¿Leonel Mata está entre los jugadores más valiosos del draft electoral para reforzar cualquier equipo de campaña, captar al indeciso y desenmascarar a los mapaches que se dedicarán a comprar votos el primero de julio?

¿Cómo lograrán colocarse como propuesta viable y creíble aquellos aspirantes que jamás han participado en procesos electorales como generales o capitanes? Necesitan, sin duda alguna, el apoyo de un catalizador, más que de un consultor o un analista político.

Leonel Mata aguantó con estoicismo la andanada de críticas, calumnias y maniobras en su contra, los chambistas instigados por los clanes harto conocidos festinaban su caída; no obstante merced a su innegable capacidad de diálogo sobrevivió a los ataques dentro y fuera del PRI… Y está de vuelta.

¿O simplemente es un espejismo más?

Derivado de las experiencias del 2012 y del 2015, tiene muy bien ubicados los operadores y tanto las formas y las casas operativas en las que se llevaba a cabo la compra de votos, así como las casillas que son más vulnerables ante la compra masiva de representantes y voluntades que, a decir de él mismo, puede marcar la diferencia entre ganar o perder durante el proceso que se aproxima.

Después de la elección 2015, Leonel Mata hizo un análisis a futuro sobre cómo combatir al partido en el poder y, finalmente, llegó el desafío 2018. A pesar de que morenistas, ecologistas y priistas lo han buscado, podría conjuntar las estructuras de los tres partidos, por la relación que mantiene con diversos actores políticos y así combatir, de manera frontal y directa, la maquinaria arrolladora del PAN. La pregunta es la misma: ¿Querrá participar? ¿Le hará el favor a su partido? ¿O preferirá quedarse pasivo esta vez?

***La opinión del autor no refleja la del medio.

__________________________________________________________________________________________________

Síguenos en facebook: #DaleClicAquí