SILAO, Guanajuato | #Pulso | El #MORENAvirus, que provoca polarización política en todos los escalones del servicio público, ya está generando problemas en la Dirección de Ecología del Municipio de Silao, donde el titular está más preocupado por atender asuntos morenistas que darse a la tarea de proteger el medioambiente.

El petista exhortó al director de Ecología, Antonio Arista, a no mezclar los asuntos de MORENA con el encargo público.

Así lo manifestó el dirigente del Partido del Trabajo en el municipio, Hugo Granados, quien pidió evaluar los resultados de la burocracia silaoense con mayor constancia, rigor y efectividad, porque “hay más pretextos que resultados”.

Exhortó al director de Ecología, Antonio Arista, a no mezclar los asuntos de MORENA con el encargo público. Lo invitó a abstenerse de hacer proselitismo en horario laboral y a respetar el principio obradorista de no mentir y no traicionar.

Durante la gestión de Juan Antonio Morales (2015-2018), Hugo Granados, aún en el PRI, criticó el pobre desempeño del entonces director de Ecología, Rubén Becerra, quien fue destituido tras el señalamiento directo en su contra y luego de minimizar los temas prioritarios de la protección medioambiental, como la inclusión de Silao en el Top 10 de los municipios con la peor calidad del aire en el país.

A principios de la anterior Administración, Antonio Arista fue señalado por ofrecer a sobreprecio las licencias de los antivirus informáticos en el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Silao (SAPAS). El precio por una licencia de una empresa estándar, en trato directo con el proveedor, oscila entre los 250 y los 300 pesos, mientras que él hizo el ofrecimiento por al menos 4 mil pesos.

El dirigente del Partido del Trabajo, Hugo Granados, exigió evaluar los resultados de la burocracia silaoense con mayor constancia, rigor y efectividad.