GUANAJUATO, Guanajuato | #Marca Personal | John Travolta y Samuel L. Jackson son matones en una cinta de culto. Levantan el arma en actitud amenazante y son lo más parecido a predicadores con pistola en vez de Biblia entre las manos. Con cañones que apuntan hacia “algo” que pudiera ser el mismo juego narrativo, casi son asesinados por un jovenzuelo que estaba escondido.

¿Quisieron rendirle homenaje a Quentin Tarantino con papeles a la inversa o fue pura coincidencia?

“Pulp Fiction”, un relato no-lineal de los más memorables del lenguaje cinematográfico de los últimos tiempos, nos regaló esa estampa de Vince (Travolta) y Jules (Jackson) en medio de la jerga de sexo, drogas y violencia de las novelas de pulpa (base e inspiración de la película). Travolta y Jackson con sus pistolas en el papel de vasallos a sueldo de un personaje llamado Marsellus. Travolta y Jackson en pósters, playeras e infinidad de chucherías que se venden por montones en tianguis o tiendas para coleccionistas.

¿Sería esa misma estampa de gatilleros la que inspiró quienes cuidan como Vince y Jules la imagen de la Fiscalía General del Estado?

No son Vince y Jules apuntando contra “algo” insospechado, sino dos agentes de investigación con la placa en el pecho que parecen hacer todo, cualquier cosa, menos seguir las pistas de algún delito cometido en agravio de la población guanajuatense. Se asemejan más a los pistoleros de Marsellus que a los investigadores serios e implacables que pretendían retratar con la legendaria calle del Truco de fondo. ¿Dónde estuvo el truco o qué truco quisieron hacer?

Así los describió el diario Correo en una nota pulp y escueta: “Con armas desenfundadas y de fondo una de las principales calles de la ciudad de Guanajuato, la dependencia promocionaba su función, aunque no fue bien recibida”.

La similitud entre los agentes de la Fiscalía y el fotograma de Vince y Jules no podría ser tanto producto de la coincidencia o la capacidad de reconstruir narraciones sin haberlas leído o visto antes, sino un homenaje inconsciente o insulso a Quentin Tarantino, pero trasladando el papel de villanos al nicho de los santos laicos, donde una campaña se inclina más hacia la milagrería o el lado pulp de las cosas que a la realidad que socialmente se construye.

La única gran diferencia es que Pulp Fiction es una película de culto que no pierde frescura a más de dos décadas de distancia y la campaña de la Fiscalía se hizo pedazos en menos de una semana.

***La opinión del autor no refleja la del medio. Síguenos en Facebook #HazClicAquí

Los dos agentes retratados recuerdan a la dupla conformada por John Travolta y Samuel L. Jackson en Pulp Fiction.