ROMITA, Guanajuato | #MarcaPersonal | Oswaldo Ponce no pretende bajarse el sueldo.

Continuamente, el Alcalde romitense esquiva el tema de su percepción mensual y elude entrevistas con medios incómodos.

En su gobierno de dinosaurios foráneos ya se volvió práctica común cerrar las puertas e impedir el paso de quienes no acuden a echarle incienso.

TÍTERE. El Alcalde romitense no ha podido quitarse la etiqueta de marioneta priista. Jesús Granados aún lo dirige.

E ingenuamente acepta que no tiene capacidad para conceder una entrevista. Su retórica no funciona fuera de sus corrales.

En vez de satisfacer a la ciudadanía con una reducción, el sobrino del ex alcalde Jesús Granados podría provocar el descontento con un incremento.

Según las recomendaciones salariales del Congreso del Estado, es uno de los 21 Alcaldes del estado que puede aumentárselo.

De ganar 60 mil 689 pesos, puede ganar 65 mil 290. Y eso quiere: elevárselo mientras todo se vuelve cada vez más confuso a su alrededor.

En pocas palabras, quiere ‘agandallar’ en lo oscurito.