SILAO, Guanajuato | #Pulso | Como todo un chiquero ve Hugo Granados el centro de Silao. Él es el líder del Partido del Trabajo (PT) y acepta que Toño Trejo las lleva de ganar, porque hasta el momento no se ha ejercido verdadera oposición en el Ayuntamiento: “Ni combate ni confrontación, sino puras complacencias y sumisión”.

Dice que de momento no hay rival político que pueda ensombrecer la carrera de Toño Trejo rumbo a la reelección, pero ya va perdiendo puntos con la suciedad del centro.

“Yo creo que ahorita no hay gallos chingones para enfrentar a Toño Trejo, pero la basura y los ratones le van ganando la partida”, opina el petista.

Con un pie en el terreno de la autocrítica, observa que la oposición dentro del Cabildo se está echando a dormir y no le exige evidencias de buen trabajo al partido en el poder. Quienes cargan el membrete de priistas, ecologistas y morenistas, define, no son más que títeres panistas con disfraz y correa.

“Lamentablemente, tenemos una oposición muy flaca, blanda y guanga. En vez de protestar, alaba al Presidente y lo coloca como la única figura con posibilidades de competir y ganar”, indica Granados, quien convoca a la ciudadanía a pisarle los talones al Gobierno Municipal, exigiéndole al gabinete de Trejo que atienda el cochinero en el centro y lo resuelva.

El petista dice que de momento no hay rival político que opaque Toño Trejo, porque los partidos contrarios al PAN siguen echando la “hueva”.