SILAO, Guanajuato | #MarcaPersonal | El imaginario colectivo silaoense ha quedado supeditado a las determinaciones de políticos capaces de repartir botines y favores. Silao perdió su compás moral cuando los miembros del Ayuntamiento comenzaron a percibir un jugoso sueldo mensual y, con el ánimo de legitimar su función u ocultar su inoperancia, necesitaron contratar los servicios de pajes, asistentes y asesores.

EL ADVENEDIZO Beto Gutiérrez llegó bien cobijado por Romero Hicks, porque cobra cerca de 20 mil pesos a la quincena, un sueldo por el que no expone plan de trabajo ni documentos comprobatorios que acrediten lo que hace por el bien (o en perjuicio) de Toño Trejo.

Los arraigados códigos de conducta que regían los modales del Cabildo se fueron corroyendo conforme los sueldos iban aumentando y los partidos políticos, más que por la Alcaldía, decidían apostar por las regidurías. Entretanto, el Ayuntamiento se volcó hacia adentro, convirtiéndose en un órgano decorativo, más que en uno de carácter reflexivo. Desde la época de Juan Roberto Tovar, alcalde entre el 2009 y el 2012, empezaron a pulular los asesores jurídicos, contables y enfocados en auditar. Con Enrique Solís (2015-2018) apareció el primer asesor mediático, un joven yucateco que no sabía dónde estaba parado. Ahora, durante el reinado de Toño Trejo, emerge de las penumbras la figura de Beto Gutiérrez, un asesor externo que viene apadrinado por el diputado federal Juan Carlos Romero Hicks y bien cobijado por el manto legislativo del ex Gobernador, porque cobra cerca de 20 mil pesos a la quincena, un sueldo por el que no expone plan de trabajo ni documentos comprobatorios que acrediten lo que hace por el bien (o en perjuicio) de Toño Trejo.

La figura de Beto Gutiérrez se ha vuelto sumamente polémica al acercarse el primer año de gestión del joven Alcalde que emanó del gremio futbolístico. Y es polémica por dos cosas: en primer lugar, se supone que Gutiérrez asesora a Trejo, pero no se le despega a su padrino político (¿puede estar en Silao y en la Ciudad de México al mismo tiempo o sacrifica al cliente silaoense para quedar bien con su protector?); y en segundo término, no le ha podido poner verdadera levadura mediática al Presidente Municipal de #Silao, dejándolo inerme e inerte ante los vendavales de la despiadada crítica social (el asesor cobra por lo que él presupone sale bien y deja que el Alcalde, mallugado, se sobe solo).

¿De verdad tiene rentabilidad electoral lo que hace Beto Gutiérrez, es una vaca sagrada de la asesoría política o simple y sencillamente es un favor que Trejo le debe a Romero Hicks?

MANO INESCRUPULOSA
La mano inescrupulosa de Humberto Gutiérrez gravita con fuerza sobre el imaginario político del grupo dirigido por Toño Trejo, quien —a pesar de las críticas lanzadas en su contra— ha evitado caer en estridencias. La dinámica política tradicional es incapaz de concertar y propulsar las renovaciones necesarias para hacer de #Silao una #CiudadDeVanguardia, sin embargo, el asesor no explora más allá de la rutina ni asesora conforme a los nuevos moldes que exige la gobernanza. Las pugnas políticas por animosidades personales y la guerra que Gutiérrez desató contra medios digitales locales ya contribuyeron a la descomposición del orden político. La primera gran damnificada es Sofía Negrete, la recomendación de Beto Gutiérrez para dizque reforzar el área de Comunicación. Negrete, más gris que fulgurante, perdió piso antes de cumplir su primer mes y cayó de la gracia divina.

***La opinión del autor no refleja la del medio. #SomosClic

La primera gran damnificada es Sofía Negrete, la recomendación de Beto Gutiérrez para dizque reforzar el área de Comunicación.