SILAO, Guanajuato | #MarcaPersonal | El nuevo mando policíaco se aleja del viejo esquema reactivo. Ante el fenómeno delictivo, sabe que no se podrá avanzar en el perfeccionamiento de mecanismos operativos sin una gran alianza entre líderes sociales, cámaras empresariales y otros actores que por fuerza deben participar en la construcción de un nuevo modelo preventivo.

Felipe Hernández no es nuevo en estas lides. Tiene experiencia como policía raso y ha pasado por distintos escalafones.

Consciente del alto grado de complejidad, el Director de Seguridad Ciudadana reabre la discusión pública en torno a qué debe hacerse para combatir el delito. Olvidándose del escritorio y de la corbata, él mismo encabeza operativos pie tierra y se reúne con referentes clave de colonias y comunidades.

Felipe Hernández busca consolidar una gran alianza con la sociedad.

Acepta que algunas cosas no han dado resultados y pide el apoyo de la ciudadanía para amainar lo que nos aqueja.

Silao ya no está para hacer crítica con mentiras o amarillistas exageraciones. En momentos tan difíciles como los que enfrenta el estado de Guanajuato hoy en día, el comentario alevoso y sin modo de comprobación ya es diminuto, frágil y obsoleto. Ya no genera incomodidad, porque no tiene sustento racional.

Es tiempo de nutrir la legítima protesta con la propuesta.

La fórmula es simple: Antes de buscar qué nimiedades criticar, el bombardero tiene que plantear, por compromiso ético, qué propone y a qué se compromete para y por Silao.

En la medida que se genere esa sinergia entre sociedad organizada y la dependencia encargada de prevenir y combatir el delito, habrá mayor capacidad para rediseñar, readecuar y evaluar mecanismos operativos que permitan, por un lado, garantizar protocolos, procedimientos y códigos de conducta para la corporación policíaca, y por otro, desplegar mecanismos seguros y confidenciales de denuncia ciudadana, basados en consecuencias contra actos de omisión o corrupción policial, según refiere un análisis elaborado por sociedades mexicanas de investigación en universidades británicas, como la de Essex, la de Cambridge o la de Leeds.

El funcionario expone que uno de los principales mandatos de Toño Trejo es romper con la inercia, la pasividad y la apatía. Por lo tanto, promover la participación ciudadana a su más alto nivel de expresión se ha vuelto esencial en la Administración silaoense. A punto de cumplir sus dos primeras centenas de gestión, Felipe Hernández quiere incrementar los niveles de confianza en los servicios policiales mediante el diálogo cada vez más constante entre las autoridades y las escuelas, las ligas deportivas, los gremios y otros entes sociales.

Para aprovechar las fortalezas estratégicas, tácticas y operativas, Felipe Hernández apuesta por esa gran alianza con los vecinos vigilantes, el comercio y muchos otros sectores que se involucran en el trabajo por la seguridad de Silao y le restan importancia a la rumorología y el chisme, los dos grandes virus que impiden la vanguardia.

Y por esta misma ruta avanza el Director de Fiscalización, generando nuevos esquemas de regularización que se basan en la revisión continua y el diálogo a ras de piso. El acercamiento con la gente, aseguran ambos titulares, es la clave.

***La opinión del autor no refleja la del medio. Síguenos en Facebook #HazClicAquí

Es tiempo de nutrir la legítima protesta con la propuesta.