SILAO, Guanajuato | #MarcaPersonal | A Silao le urge tener liderazgos que vayan a plantar 100 árboles y no sólo propongan plantarlos, que salgan a pintar la fachada de una escuela y no sólo digan que está despintada, que consoliden una red de vecinos vigilantes y no sólo denuncien que hay inseguridad en tal o cual colonia… La ciudadanía ya está harta de las malas copias de Mesías que ganan poquita o mucha fama por medio del escándalo, del discurso primoroso o de tres cartulinas con frases comunistas. De ese tipo de payasadas ya nos cansamos.

Detrás de cualquier manifestación multitudinaria, por lo menos en Silao, se oculta el interés de conquistar prebendas o volver a gozar de la popularidad que regala el cargo público. Cualquier personaje que haya ocupado una silla en el Ayuntamiento y hoy carezca de esa aureola artificial desea, de manera natural, que la o lo vuelvan a elogiar o apapachar como cuando amasaba el poder y podía repartir apoyos. ¿Cuántas veces vieron a ex alcaldes como Alfredo Mosqueda o Juan Roberto Tovar buscando un saludo o un aplauso de todos esos que recibieron y nunca volverán?

Una de las polémicas fotos.

A base de retos y pleitos, Pita Corral ha buscado recuperar fama y darle nueva consistencia a una carrera política que se fue derritiendo como un cubo de hielo expuesto al sol. Saltó al foco público con circos y jamás con alguna buena propuesta. Pero dentro del Gobierno silaoense lo percibieron al revés… ¡Y le siguieron la corriente!

Bajo cada provocación de la ex regidora subyace una conspiración monolítica que se basa, principalmente, en instrumentos de guerra para expandir la pequeña esfera de influencia de la franquicia política que, por derecho de antigüedad, le pertenece a Jesús Bolaños, pero que lleva el sello de Pita Corral en la mediación.

Buscar la pelea demuestra la desesperación de quien ve la obra de teatro desde gayola, de quien ve los toros desde los tendales. En esa praxis política, única y exclusivamente centrada en la polémica y la confrontación, vimos de nueva cuenta que “la política es un juego de ajedrez, pero sin dados”. El aparato de Toño Trejo cayó en las redes (digitales) de la ex candidata del Verde a la Presidencia Municipal de Silao. Según se dice, Pita Corral puso a temblar a ese aparato con tres simples fotos en las que una camioneta blanca circula por la prolongación 5 de Mayo y gira hacia la avenida La Joya, justo en el cambio de la luz ámbar a la color rojo de alto total. El toñotrejismo se enredó en el juego de Pita Corral, aunque no hubiera modo efectivo de comprobar que el Alcalde se trasladaba en esa unidad. A todas luces una tontería sin datos de prueba, no obstante, mordieron el anzuelo de Pita.

A ese triste grado de discusión se ha llegado, aunque la ciudadanía ya está harta de las malas copias de Mesías que ganan poquita o mucha fama por medio del escándalo. No se sabe qué hacen “conspirando”.

***La opinión del autor no refleja la del medio. #SomosClic

La ciudadanía ya está harta de las malas copias de Mesías.

Pita en plena campaña electoral.

No se sabe qué hacen “conspirando”.