SILAO, Guanajuato | #MarcaPersonal | Tal como diría Marco Antonio Solís, el programa de atención directa ‘Lunes Ciudadano’ se desapareció como agua entre las manos.

El alcalde silaoense, Antonio Trejo, argumentó que el programa se suspendió de manera temporal para revisar el estatus de cada una de las peticiones que ha formulado la ciudadanía y saber cómo darles salida a todas.

Aunque el Gobierno de Trejo anunció el programa como el maná caído del cielo o la respuesta divina a muchos males que padece Silao, el ‘Lunes Ciudadano’ lleva cinco semanas consecutivas inerte e inactivo. De buenas a primeras, el programa remedial se esfumó. ¿Está suspendido o ya pasó a mejor vida?

El hermano gemelo del ‘Lunes Ciudadano’ , el ‘Jueves en tu Comunidad’, también se extinguió.

A principios de abril, la vocería del Municipio informó que Toño Trejo estaba enfermo, no se sabe si agripado o con algún malestar intestinal, justificación que se esgrimió ante los medios de comunicación para dar por cancelado el primer lunes de escuchar, atender y resolver, tal como reza el slogan que el Gobierno Municipal de Silao plagió.

El hermano gemelo del ‘Lunes Ciudadano’ , el ‘Jueves en tu Comunidad’, también se extinguió.

El Alcalde dijo que están buscando darles salida a las peticiones que se han recibido desde noviembre, sin embargo, no hay índices de efectividad ni medios de comprobación que autentifiquen el cumplimiento o la inviabilidad de cada una de antedichas solicitudes.

Según la mística del programa, cada dependencia instala un módulo para escuchar, atender y resolver (una trilogía verbal que copiaron del PRI). Pero ya ni escuchan, ni atienden ni resuelven quejas o inquietudes de la ciudadanía, pues han arrojado el ‘Lunes Ciudadano’, la sagrada eucaristía del neopanismo, al cesto de la basura.

No se sabe hasta cuándo puedan resucitar las actividades de este programa, el cual también es una copia actualizada del ‘Miércoles Ciudadano’ que Carlos García instituyó cuando le tocó ser Alcalde, entre el 2000 y el 2003.

***La opinión del autor no refleja la del medio.