SILAO, Guanajuato — MARCA PERSONAL — El municipio líder en captación de inversiones enfrentará este año la campaña electoral más reñida e incierta de los últimos 21 años, con la disyuntiva social de abortar al PAN o continuar en el mismo camino de ineptitud burocrática.

Maciel ilusionó con un discurso mesiánico y decepcionó con una actuación de priista del Jurásico tardío.

A cuatro meses de la elección 2018, el 58 por ciento de los silaoenses consultados por una casa encuestadora rechazaron la reelección de Juan Antonio Morales Maciel, envuelto en una polémica por su altísimo sueldo mensual, la contratación de compadres y la evasión de responsabilidades.

Desde el pasado sábado 24 de febrero, cuando www.estiloclic.com reveló que el PAN se inclinó por avalar la segunda candidatura consecutiva de Maciel, en los cuartos de guerra de otros partidos hubo celebración, ya que el profesor convertido en Alcalde representa un blanco fácil para minar al partido conservador y encontrar un resquicio que permita la segunda alternancia en 21 años. Es decir, los otros partidos visualizan a Maciel como un rival débil.

¿Hay alguna posibilidad, algún resquicio para triturar el voto del PAN en esta contienda? Por sus tropelías, Maciel es el mismo metate para molerlo.

El dilema de esta temporada electoral se refleja en la discordia dentro de Acción Nacional y el objetivo ciudadano de romper con el monopolio panista. Tan sólo, dos ex panistas aparecerán en la boleta del primero de julio: Rogelio Santoyo con el PRI y Carlos García por MORENA. Y ellos, junto con la regidora mediática Pita Espinosa Corral, son las amenazas ante un PAN que no pudo curar sus heridas en un ‘febrero muy loco’.

Carlos García cuenta con el aval de López Obrador y un perfil académico que convence.

Llegarán al podio los aspirantes que sepan explotar el sentimiento popular antipolítico y puedan estructurar un paquete de propuestas que no sean las mismas fantasías de siempre. Como candidato priista a la Presidencia Municipal de Silao, Ricardo Ramírez Nieto proponía construir una alberca en la unidad deportiva, una cuestión por demás impracticable en la jerarquización de prioridades y la gestión de recursos en el 2006. En el 2015, Maciel propuso construir una conexión vial entre la colonia Sopeña y el Hospital General. Simplemente, no cumplió.

El ex director de la secundaria Miguel Hidalgo sólo cuenta con el 5.4 por ciento de aprobación ciudadana. Está reprobado en seguridad y servicios públicos en general, principalmente recolección de basura y alumbrado público. También lo desaprueban por casos que huelen a corrupción, la sombra de Jorge Galván y los perfiles inadecuados en muchas direcciones de su Administración.

Maciel ilusionó con un discurso mesiánico y decepcionó con una actuación de priista del Jurásico tardío.

Rogelio Santoyo tiene un perfil jovial que puede captar al electorado menor de 25 años.

Rogelio Santoyo y Carlos García, ambos compañeros en el Ayuntamiento 2000-2003, uno como síndico fugaz y el otro como Alcalde, se pueden posicionar con el manejo de temas públicos con una retórica eficaz ante un sector de electores que pide mano dura contra los vicios de las últimas administraciones empanizadas.

Con partidos diminutos en el plano local, Pita Espinosa Corral y Carlos García pondrán a prueba la tradición política de las ultimas décadas, representada por el dominante y ahora debilitado Partido Acción Nacional. Pita, con sus altos niveles de popularidad y audiencia en redes sociales; Carlos, con un perfil académico que convence al electorado. La cúpula diegomarquista no encontró las formas moderadas y conciliatorias para negociar en Silao y Maciel no refleja poderío electoral, salvo su partido aporte una “billetiza” el “Día D”.

La victoria de Enrique Solís Arzola en el 2015 fue una apuesta de los silaoenses por un cambio “a la fuerza”, ante la segunda postulación de Jorge Galván, mentor político de Maciel. La ciudadanía rechazó el segundo encumbramiento de Galván, el PAN se quebró como jarro de barro en cien pedazos y ganó el PRI. Ahora puede ocurrir lo mismo: tomen sus asientos y prepárense para las peripecias de Morales Maciel.

Pita Espinosa Corral goza de altos niveles de popularidad y audiencia en redes sociales.

Aunque las altas expectativas en su gestión no se cumplieron, su partido y Diego Sinhué insisten, desde enfoques distintos, en reforzar el modelo de bienestar igualitario del que se ufana Miguel Márquez, quien decidió jugar como capitán del equipo desde una posición oficial.

Pero esas condiciones que enorgullecen a los panistas están amenazadas por el costo de la vida, el deterioro de la seguridad y un Alcalde que jamás quiso bajarse el sueldo e hizo gala de actitudes reprochables. De los cuatro fantásticos que ya deslizan sus fichas sobre el tablero, ¿quién es el más fuerte?, ¿el PAN permanece o se va a la congeladora?, ¿Gilberto Cuéllar y otros docentes retirados que sólo saben hablar de bailables escolares podrán con el paquete de promover a Maciel como un arcángel político?

 

La cúpula panista se inclinó por Maciel, quien se negó a bajarse el sueldo y falló en dos temas fundamentales de la vida pública: seguridad y servicios públicos.

La corriente diegomarquista decidió lanzar a Maciel, un rival que los demás partidos perciben débil e incapacitado para gobernar.

 

***La opinión del autor no refleja la del medio.

__________________________________________________________________________________________________

Síguenos en facebook: #DaleClicAquí