SILAO, Guanajuato.— Las fresas cultivadas en Silao ya ganaron mercado en patio ajeno.

De esta manera lo resaltó Javier Barba, un referente de la industria agrícola en este municipio que despunta a nivel global por la producción automotriz.

Por su buen tamaño, las fresas silaoenses tienen presencia en terreno estadounidense, donde se registra un consumo anual que ya rebasa el millón de toneladas de fresa y un consumo per cápita de 3.58 kilogramos.

A gran escala, las fresas frescas se ha plantado durante más de medio siglo en el Bajío guanajuatense, donde cada invierno se dan por cientos de miles, a pesar de las brisas y las lluvias que congelan.

Javier Barba asegura que las fresas silaoenses ganan terreno en el mercado estadounidense.

¿La clave? La agricultura protegida, bajo los macrotúneles que dan cobijo a las plantas.

En la comunidad Bajío de Bonillas, al poniente de la ciudad de Silao, se halla, un pequeño centro productor de berries, cuyo sabor se describe como agridulce, más dulce que agrio. Esa dulzura ha cautivado a los consumidores norteamericanos, pero no sólo eso: son una excelente fuente nutricional y ayudan a mantener un cerebro joven.

Estos frutos aportan una importante cantidad de fibra, son bajos en calorías y tienen cero colesterol, por lo que son excelentes para dotar al cuerpo de energía.

Además, son ricos en antioxidantes, minerales y vitaminas. Las fresas, por su alto contenido de antioxidantes, agudizan la memoria y la inteligencia.

“En cuanto a su contenido nutrimental, debemos destacar que las fresas son ricas en vitamina C, la cual purifica y revitaliza la sangre y ayuda a mantener la piel sana”, dijo el productor agrícola, quien también aspira a contender por la Presidencia Municipal de Silao.

“Constituyen una importante fuente de hierro, agente perfecto para prevenir o tratar la fatiga o la anemia. Su contenido en vitamina C es mucho más alto que algunos cítricos”, agregó.

Barba exporta fresa desde Silao, un poco alejado de Irapuato, la llamada Capital Mundial del fruto. La exportación comenzó en junio de 2017, con el sueño de igualar la fuerza productiva de los grandes productores irapuatenses.

La fresa del productor silaoense se distribuye en Estados Unidos por medio de las compañías Harvest, Foxy e Infinity.

En seis hectáreas de macrotúneles, su compañía, Exportadora North Star del Bajío, genera más de 100 empleos directos.

Hijo del agricultor Cristóbal Barba, Javier dijo que los antioxidantes ayudan a prevenir enfermedades degenerativas.

Entre otros beneficios, señaló que la fibra de la fresa ayuda a disminuir el colesterol; además, contiene ácido fólico, sumamente útil para el corazón, y potasio, que sirve para regular la presión arterial.

“El ácido fólico es fundamental para las mujeres embarazadas ya que favorece la multiplicación celular. Su carencia está asociada a casos de anemia y problemas cardiovasculares”, explicó el silaoense.

También se debe destacar que las fresas son una importante ayuda en las dietas de adelgazamiento, ya que el 85 por ciento de su composición es agua.

“Al ser ricas en agua, las fresas tienen propiedades diuréticas, son excelentes para personas que desean perder peso o tengan tendencia a retener líquidos. El efecto diurético de las fresas frescas también beneficia a quienes padecen cálculos renales, hipertensión y ácido úrico”, finalizó.

Síguenos en facebook: #HazClicAquí